La iglesia primitiva

Publicado en por Luis Alberto Veloz

     La iglesia cristiana de los tres primeros siglos se designaba “iglesia primitiva” hasta el edicto de Constantino (313 d.C), sin embargo, para determinadas personas significa diferentes entidades u organismos, se piensa en edificaciones, rangos o jerarquías, burocracias  así también, en personas sobresalientes y demás. Con Constantino quedo establecido el final de las persecuciones contra los cristianos y la autorización de la misma libertad de culto de que gozaban muchas religiones propagadas en todo el imperio.

     El edicto de tesalónica (380), declaró el cristianismo religión del Estado, se prohibió los cultos paganos y apertura la persecución de las herejías. Ambrosio (339-397), solicitó para la iglesia cristiana el papel de guía de toda la sociedad. Según Martin Lutero, Calvino y los protagonistas de la reforma protestante en el siglo XVI prestaron mucha atención a todo lo sucedido y creyeron necesario volver a la práctica posterior.

     Luego hubo un cambio en lo social ya que la iglesia en aquel tiempo era una entidad secreta de superhombres reservados al tormento, alcanzando a ser una organización de masas y los resultados tuvieron gran importancia emergiendo diferentes formas de religiosidad (monaquismo, ascetismo, y otros), se establecieron los cultos y se llevo al límite de una comparación más rigurosa con la herencia pagana. Se formaron las herejías cristológicas, se uso el racionalismo filosófico por parte de la élite aristocrática.

     La liturgia sufrió un cambio porque sólo se aceptaban tres sacramentos de los primeros cristianos siendo ellos el bautismo, eucaristía y la confesión. El comunismo de los bienes en la iglesia primitiva es muy incierto, por el  contrario, probablemente fue innegable la responsabilidad con los necesitados y la creación de las primeras formas de ayuda a los pobres, ignoradas en el mundo pagano.

     El cambio que se desató con el juicio de Lutero, se originó en la espiritualismo profundo en el cual los primeros cristianos se persuadieron de que el mensaje de salvación anunciado por Cristo le quedaba muy corto tiempo y, creyendo urgente el día del juicio final, es decir, vivian en una dimensión escatológica.

Comentar este post