La cosmologia

Publicado en por Luis Alberto Veloz

     La cosmología del griego κοσμολογία es la ciencia del todo, el intento de explicar unitariamente la estructura global del Universo. Los presocráticos habitaron en la Grecia arcaica en los siglos VII y VI a.C. Desarrollaron una pasión intelectual tan verdadera que durante muchos siglos no surgió al respecto ninguna teoría predominante ya que a cualquier hipótesis que se presentase, se le planteaba inmediatamente una antitética.

 

     Asimismo, La cosmología en el pensamiento de los presocráticos poseía en cierto sentido la función de completar el sistema, por este motivo, cada uno de los pensadores se creaba una cosmología personalizada. Afirmaba, Koestler (2007), que el escenario del siglo VI a.C. recuerda la imagen de una orquesta que afina expectante, con cada músico absorto exclusivamente en su propio instrumento sordo a las estridencia de los demás. De pronto se produce un espectacular silencio; el director entra en escena golpea tres veces con su batuta y del caos emerge la armonía. El maestro es Pitágoras de Samos, cuya influencia en las ideas y, en consecuencia, en el destino de la raza humana, fue probablemente mayor que la de cualquier otro mayor anterior o posterior a el.

 

     Por tanto, La pluralidad de supuestos procede del carácter concreto y preciso de la cosmología. Kant (1724-1804), manifiesta que cada cosmología es entender el mundo holística y universalmente, destacando los limites de la experiencia y concluye, por tanto, formulando aseveraciones extra científicas, ni posibles ni discutibles, Kant recalca que la historia de la cosmología ha producido antinomias insanables.

 

     Helge (2008), refiere que en las cosmologías antiguas se ocupaban principalmente en como llegaron a existir el mundo y sus habitantes (dioses y humanos. Eran cosmogonías y, debido al papel central que en ella desempeñan los dioses eran al mismo tiempo teogonías. La mayoría de las cosmogonías comparten muchas características comunes, entre ellas un punto de partida en un estado indiferenciado, quizás caótico, que se separa en dos o tres opuestos, tales como la tierra, el aire y el cielo. Una variante de este tema se incluye en el pasaje que abre el libro de Génesis:

 

   En el principio creo Dios los cielos y la tierra estaba desordenada y vacía… y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz… y separó Dios la luz de las tinieblas… Dijo también Dios: júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco “tierra”, y a la reunión de las aguas llamó mares.

 

     Sin embargo, este escenario difiere de muchas cosmogonías, no sólo por su monoteísmo sino también en la ausencia de cualquier estado primordial. Los elementos iníciales, tales como oscuridad no son principios preexistentes y activos, sino creaciones de Dios. Debería advertirse también que en el Génesis no habla de la nada como el estado como a partir del cual Dios creo el universo.

 

Bibliografías consultadas:

 

Atlas Universal de Filosofía. (2006), Editorial Océano. Barcelona España.

Koestler (2007), Los Sonámbulos. Origen y Desarrollo de la Cosmología. Consejo Nacional de Cultura y Arte. Méjico.

Helge (2008), Historia de la Cosmología. Editorial Critica.España.

Comentar este post