El odio y el amor. (términos contrarios)

Publicado en por Luis Alberto Veloz

El odio y el amor son principios  que se contradicen. asi decimos, que el odio es la antipatia que siente una persona hacia cualquier cosa o semejante a sabiendas que es un error y por lo tanto, son enemigos de otras personas.

El odio corrompe la vida, provocando con este comportamiento el desprecio de quienes están expuestos a tal repugnancia, es decir, no hay nada bueno en la persona que odia. El mismo odio es causante de la violencia, injuria, engaño contra los que hacen acciones  buenas para la prosperidad del projimo, la sociedad o el estado en el cual se habita.

En contraste, la verdad causa verdadero resentimiento a los que odian, y los mismos se convierten en perseguidores de aquellas personas que hacen el bien. El odio es una fuerza que destruye, separa, destituye a quienes la practican.

Por otra parte, el amor se inclina hacia lo bueno, lo creativo, a lo que beneficia a todas las cosas, las personas y a la colectividad en general y debe ser en una forma desinteresada, con justicia.

Empédocles decía, " El amor unifíca en oposición al odio, que no es más que un principio " , igualmente Platón asevera, " En general, todo el deseo de las cosas buenas y de ser feliz es amor... Luego en resumen, el objeto del amor es la posesión constante de lo bueno " (El banquete). de modo similar Spinoza entiende que, " El amor  no es sino la alegria acompañada por la idea de una causa exterior " (Ética).

En resumidas cuentas, el odio es una enfermedad terminal que carcome al que odia y a la postre lo destruirá sin compasión, análogamente, el amor es la unión perfecta; las cosas y nuestros semejantes se encuentran unidos entre si, en la más completa armonia pudiendo servir a los demás sin intereses políticos ni monetarios. Con amor podemos crear un mundo más ordenado, siempre creciendo hacia los más elevados conceptos de sabiduria.  Demostremos el amor sin miedo.


Comentar este post

Betty López 01/23/2010 00:25


Pienso que la vida humana se sostiene por dos grandes columnas, una es mi amor hecho realidad y la otra el amor que la otra persona me profesa, es por ello que es un sentimiento sin tiempo, el
germina, florece y madura en un bello instante, lleno de magia. a través de él se muestra la máxima expresión de luz, y es a través de él que logramos conseguir la paz en nuestros corazones, y es
con el, que logramos llegar a la vida eterna.